Historia – Un Legado

El arquitecto Osvaldo Hugo Merlini reconocido como “El Oso Merlini”, llegó al Valle de Tafí en la década de 1980 para trabajar junto a al arquitecto Hilario Zalba, (el cual se transformó en su maestro y guía) y desde entonces, comienza a reflexionar sobre la infraestructura disponible, el ecosistema existente y la historia del lugar, para configurar en su mente, con una visión clara : “La arquitectura debe respetar las características geomorfológicas e históricas del Valle”  

Osvaldo Merilini

Es así como propone una arquitectura mimetizada y respetuosa con el paisaje circundante. Sostiene que la edificación adecuada debe procurar el equilibrio entre la obra humana y la naturaleza, y observa que el concepto intuitivo incorporado con pureza en los cascos de las estancias Las Tacanas, Las Carreras, Los Cuartos y El Churqui, materializados a finales del siglo XVIII y comienzos del XIX, y la simpleza de los puestos de montaña, tenían incorporado este concepto, y entonces resignificó esta arquitectura vernácula y popular , para dotarla de un carácter único que terminó por representar una tipología arquitectónica adecuada para Tafí Del Valle.

Rescató el legado de las pircas y los muros de piedra, los techos de paja y caña atados con cuero, las posibilidades formales y térmicas del adobe, utilizados en su máxima expresión. Un apego a lo propio por encima de las propuestas foráneas que ahonda en el legado de los refugios de piedra de las comunidades originarias. Y que, al igual que esas pircas, asume la responsabilidad de la obra llamada a sobrevivir a sus dueños perdurando en el paisaje. La máxima manifestación de esta visión se representa en la obra de La Estancia de Las Carreras.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios